La SET  insta a los contribuyentes del IRP, que no declararon las utilidades recibidas, a rectificar sus declaraciones correspondientes, a fin de evitar sanciones que pueden ir del 100% al 300% del impuesto omitido conforme a las reglamentaciones vigentes.