Las autoridades trabajan en la Ley de modernización y simplificación del sistema tributario nacional con el objetivo de actualizar un esquema con 27 años de vigencia. Este proyecto fue aprobado en ambas cámaras del Congreso Nacional, y como es una reforma de este Gobierno, la aprobación del Ejecutivo solo es un trámite.

Con esta reforma se potencia el pago de los impuestos directos, como es el caso del Impuesto a la Renta Empresarial (IRE), que une tres impuestos que son: el Impuesto a la Renta Comercial, Industrial o de Servicios (IRACIS), Impuesto a la Renta de las Actividades Agropecuarias (IRAGRO) y el Impuesto a la Renta del Pequeño Contribuyente (IRPC), según Oscar Orué, viceministro de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET). 

Dentro de esta misma categoría (IRE) se encuentra el Régimen Simplificado para Medianas Empresas (Simple) y el Régimen Simplificado de Pequeñas Empresas (Resimple) que serán aplicados de acuerdo al nivel de facturación de las empresas, para facilitar las operaciones de las mipymes e incentivar la formalización. 

“También se crea el Impuesto a los Dividendos y Utilidades (IDU), que va a gravar el 8% de la distribución de utilidades, pero en caso de que las firmas no distribuyan utilidades no van a pagar impuestos. Y cuando hablamos de firmas extranjeras, se va a gravar una tasa de 15%. Cabe destacar que las empresas que superan los G. 2.000 millones en facturación van a tener que aportar al IDU”, afirmó. 

Para el Impuesto de Valor Agregado (IVA) no existen grandes cambios, de acuerdo al viceministro. Se exonera el pago de IVA a las empresas de transporte público, para mantener el precio de pasaje y el pago de renta de oficinas pasa de 5% a 10%, confirmó. 

“En el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) hay unas modificaciones de volúmenes mínimos y máximos, pero desde la administración tributaria no estamos pretendiendo que en este primer año de la ley se registren aumentos. Sobre todo considerando la situación económica que estamos afrontando”, aseguró.

Por otra parte, Orué mencionó que implementarán el Impuesto a la Renta de No Residentes (INR) –para Uber, Netflix, Spotify, etc.– que abonarán una tasa de 15%, y el Impuesto a la Renta Personal (IRP) con tasa de 8% de las rentas y ganancias de capital, y entre 8% a 10% de las rentas por prestación de servicios. 

Implementación

“Se habla de una modernización porque después de 27 años se cambia el sistema tributario nacional. Realmente es un cambio positivo en nuestra estructura”.

Si bien el nuevo régimen entra en vigencia desde el 1 de enero de 2020, el viceministro subrayó que analizan con diferentes actores económicos y gubernamentales, si las medidas serán aplicadas gradualmente o de pleno. 

“Estamos viendo la reglamentación, considerando que se debe tener un régimen transitorio de aplicación. Hay que recordar que estamos haciendo un cambio muy importante, en el cual tres impuestos pasan a ser uno, entonces vamos a tener un tiempo de regularización y de transitoriedad, establecido en la normativa reglamentaria en la que trabajamos con el sector privado”, expresó. 

Otras modificaciones

“En líneas generales nos adecuamos a normas tributarias internacionales, por eso se introduce la figura de precios de transferencias, que rige para las empresas locales que tienen vinculación con empresas extranjeras, para evitar que al momento del comercio se realice el traslado de los beneficios a otros países con menor carga tributaria”, puntualizó.

También acotó que establecieron limitaciones para la devolución del IVA para las empresas agroexportadoras, que “tienen altos niveles de rentabilidad y una tributación casi negativa”, sostuvo. Entonces se hicieron cambios para que aporten en base a su capacidad contributiva, y limitaron la devolución en el caso de las exportaciones en estado natural. 

De acuerdo a Orué, cuando el nuevo sistema esté completamente implementado, el Estado percibirá unos US$ 300 millones más.  

Formalización

La población económicamente activa es de 3.500.000 personas, sin embargo, solamente están registrados unos 871.000 contribuyentes, por eso, si se supera la barrera de los 1.000.000 de contribuyentes, ya se puede hablar de un paso significativo en materia tributaria, comentó.  

 Fuente: Infonegocios