Los negocios y las empresas tienen importantes y constantes avances tecnológicos en sus
procesos operativos, administrativos, financieros y contables, los cuales también han sido
tomados en cuenta por los gobiernos de los distintos países a efecto de vigilarlos y regularlos.
Los auditores externos han avanzado a la par de estos cambios tecnológicos, económicos y
regulatorios, adaptando la normatividad y los procedimientos de auditoría respectivos, los
cuales están por adecuarse aún más para un futuro muy cercano. La tecnología solo puede ser
sustituida por más tecnología y ha venido para quedarse y seguir avanzando. Los auditores
externos comentan que solo tienen la opción de utilizarla para continuar mitigando los riesgos
de auditoría y protegiendo los intereses de todos los relacionados con la utilización de la
información financiera.
La normatividad de auditoría existente y los procedimientos de auditoría aplicables al
procesamiento de datos para la preparación de información financiera son convergentes en
casi todo el mundo.
La globalización de los negocios ha creado un interés particular sobre la preparación de
información financiera y la realización de las auditorías de estados financieros y, en especial,
cada vez más las empresas se expanden a nivel mundial, por lo que las transacciones y la
cantidad inmensa de datos se realizan con un mayor grado de complejidad y deben ser
realizados por medios informáticos y herramientas de innovación tecnológica más
sofisticadas.
El trabajo de auditoría se focalizará en análisis rutinarios y estadísticos dependiendo del
modelo de negocio de cada compañía y de su ciclo operativo, en profundidad de las
excepciones detectadas mediante Data Analytics, permitiendo un mayor conocimiento de la
entidad auditada, del modelo de negocio y de los sistemas de control interno, al mismo tiempo
que se obtendrá una mejora considerable en el desempeño de las funciones de trabajo como
auditores.

Fuente: Auditool