Los profesionales dedicados a la contratación de personal esperan que el Curriculum Vitae sea la expresión clara y concisa de informaciones sobre datos personales, formación y experiencia profesional de la persona que aspira a un empleo.

Recuerda…

El principal objetivo para preparar tu Curriculum Vitae es obtener un entrevista.

El Curriculum Vitae cumple una triple función:

  • Presentarte a tu futuro empleador.
  • Resaltar los aspectos más importantes de tu recorrido académico y laboral; así como de tu personalidad
  • Después de la entrevista, recordar a tu futuro empleador los datos que mejor hablan de ti.

De tus puntos fuertes,  tu Curriculum Vitae debe resaltar los que están en perfecta adecuación con la función que debes desempeñar en la empresa, sin mentir. Debes adecuar tu Curriculum dependiendo del puesto de trabajo al que te presentes.

No olvides incluir estas 7 partes fundamentales

1. Información del contacto

“Esto puede parecer obvio, pero los candidatos a veces se olvidan de incluir información básica como su dirección de correo electrónico, o lo dejan enterrado en la parte inferior”, comenta Nicolai. En la parte derecha de la parte superior de la página, bien visible y clarito, debe estar tu nombre, número de teléfono, ‘email’, no es necesario incluir la dirección de nuestra casa.

2. Título profesional: explica qué haces

Tiene que quedar claro con un simple vistazo cuál es tu profesión y sector (dispongas o no de titulación). Siempre en la cabecera, debajo de tu información de contacto y justo antes del listado en el que se expone tu ‘experiencia profesional’.

3. Palabras clave de la oferta de trabajo

Especialmente útil si los empleadores utilizan herramientas para detectar candidatos ‘online’, tu CV debe incluir las palabras claves que suelen buscarse para puestos en tu sector. Ya sea ‘máster’, ‘ADE’ o palabras clave de tus habilidades como por ejemplo ‘SEO’ o ‘CM’ (‘community manager’), es interesante que identifiques los términosque se mencionan más frecuentemente en las ofertas de trabajo y los incluyas en tu currículo para que lo encuentren digitalmente o puedan ver a simple vista que tus puntos fuertes encajan con lo que buscan.

4. Logros, logros y logros

“Los empleadores necesitan saber lo que has hecho para contribuir al crecimiento de un departamento, equipo o empresa para determinar si tus fuerzas se alinean con las necesidades y responsabilidades de su compañía y con las de la oferta de trabajo en cuestión”, se recomienda incluir debajo de cada experiencia laboral una pequeña descripción en la que se incluyan “los éxitos más importantes, impresionantes y relevantes”.

5. Destaca la experiencia profesional

Ya estés elaborando un currículo funcional o cronológico, siempre debe incluir un pequeño resumen claro y a la vista sobre tu historial profesional que podrías situar al inicio de página o antes de listar cada uno de tus puestos. Eso sí, procura que sea breve y conciso y que esté redactado de tal forma que resulte interesante y llamativo.

6. Que no falten los datos

No tienes que ser analista o estar formado en estadística para tener datos que incluir. Cantidad de tiempo en el puesto, el número de personas a tu cargo, el año en el que se fundó la empresa en la que trabajabas o datos de facturación relevantes. Procura que ninguna sea el salario que percibías.

7. Títulos y credenciales

Si tienes alguna certificación o grado avanzado que esté considerado como un activo importante en su sector, inclúyelo en la parte superior de la hoja justo después de tu nombre y datos de contacto, como hiciste con tu titulación. Piensa que la ‘formación’ suele incluirse al final del CV, mejor no esconder datos que pueden ser verdaderamente interesantes para la empresa.