fbpx

Durante el proceso de selección laboral se tienen en cuenta varios aspectos en camino al éxito, como las necesidades de la empresa contratante, el perfil del postulante y como se desarrolla cada etapa.

Ya no solo dependerá del valor o capacidad del candidato, la preparación previa también juega un papel fundamental en el cierre de contratos.

En esta guía te compartiremos consejos para el proceso de selección, que te encaminarán al éxito laboral.

¿Quién soy yo?

En el proceso de selección laboral, un paso esencial es conocerse a uno mismo. El autoconocimiento es poder reconocer quién eres a nivel laboral y cuál es tu objetivo profesional, esto es parte esencial de la orientación laboral.

¿Cómo empezar esta etapa?

Prepara una lista de habilidades que sean valoradas en un ambiente laboral, e indica si para ti estas son fortalezas o debilidades, por ejemplo:

HabilidadesFortalezaDebilidad
Trabajo en equipoSI
PuntualidadSI

Siempre se tiene que considerar que en la búsqueda de trabajo deberás destacar tus fortalezas, ya que estas son tus competencias.

En cuanto a las debilidades, lo mejor es no ignorarlas. Es importante reflexionar sobre la posibilidad de cambiarlas a fortalezas, con tiempo, esfuerzo y formación.

Si no podemos cambiar estas debilidades, es esencial tenerlo en cuenta a la hora de buscar empleo, es decir, filtrar las opciones en donde esta debilidad no sea una exigencia del trabajo.

Una vez que hayamos profundizado en nosotros mismos, es momento de definir nuestro perfil profesional o marca personal.

¿Cuál es mi objetivo laboral?

Debemos hacernos las siguientes preguntas: ¿Cuál es mi formación y experiencia? ¿En qué me gustaría trabajar? Si puedes responder estas preguntas, gran parte del camino ya se ha dado.

Una vez identificada nuestra formación y experiencia, sabremos a que tipo de ofertas laborales podemos postularnos, en otras palabras, seleccionaremos solamente aquellas que sean adecuadas a nuestro perfil.

Postularnos a todo tipo de trabajo sin tener en cuenta si nuestro perfil es adecuado o no, nos encaminará a muchos rechazos, lo que a su vez nos hará sentir el fracaso.

Un fracaso que en este caso no será real, ya que simplemente estábamos apuntando a opciones de trabajo equivocadas.

En caso de tener más de un perfil, por ejemplo, si tienes capacidad para la venta y atención al cliente y por otra parte, también en la enseñanza, puedes plantearte realizar dos CVs distintos, y así adaptar tu postulación al tipo de empleo que quieres.

Si no tienes en claro lo que eres, porque no tienes experiencia laboral o la que tienes es muy variada, cambia la pregunta por ¿Qué me gustaría ser? o ¿Dónde me veo trabajando?

Es esencial poder ser realista y sincero contigo mismo, piensa en empleos donde verdaderamente podrías encajar y tener éxito.

Una actitud positiva te abrirá puertas.

La actitud es uno de los principales aspectos que tienen en cuenta los reclutadores, la sonrisa, el semblante, el tono de voz, el interés y la predisposición, son detalles que reflejan cómo uno es realmente por dentro.

Si tienes dificultad viendo el lado positivo de las cosas, no te preocupes, que la actitud se puede entrenar, siguiendo estos consejos diariamente verás cómo se puede lograr el cambio:

  1. Sonríe.
  2. Evita los pensamientos negativos.
  3. Nunca te compares con los demás.
  4. Y recuerda al menos 3 cosas buenas que te hayan pasado durante el día antes de ir a dormir.

La paciencia es una forma de acción.

La paciencia está fuertemente ligada a la salud mental de las personas, pues la falta de esta genera frustración y nos empuja a un espiral de pesimismo.

Poder entrenar la paciencia genera muchos beneficios, si logramos incorporarla a nuestra personalidad, aprenderemos a respetar el curso de los acontecimientos de la vida y seremos más tolerantes y abiertos.

  1. Una vez al día, procura disfrutar de un momento para ti, olvidándote de las preocupaciones.

  2. Haz una lista de situaciones que te causen impaciencia e identifica cuáles dependen de ti, actúa sólo en esos casos, ya que no tendrás dominio sobre las que están en manos de terceros.

Durante el proceso de selección laboral, la paciencia es fundamental, esto no quiere decir que tengamos que tomárnoslo con excesiva tranquilidad, es necesario estar permanentemente activos.

Sin embargo, si estás haciendo todo lo que tienes que hacer, puedes permitirte ser paciente. Pues todo llega en la vida y esa oportunidad que buscas vendrá cuando menos te lo esperas.

Fuente: Fundación Adecco




Te invitamos a conocer nuestras soluciones de Recursos Humanos.

Encontramos los valores claves con talento y profesionalismo para su organización.
Nuestros profesionales lo asesoran en la selección del mejor talento, y en la capacitación de los mismos.